Este Kit es una herramienta para que padres y madres conozcamos qué son la intimidación escolar y el ciberacoso, cómo podemos prevenirlos y manejarlos y promover la sana convivencia escolar y familiar.

¿Qué es la intimidación escolar?

La intimidación escolar, también conocida como “bullying”, acoso escolar, “tenérsela montada a alguien” o, el mal llamado, matoneo, es un tipo de agresión que tiene las siguientes características:

  • Hay agresión de una o más personas contra una o más víctimas.
  • Esta agresión es sistemática y repetida.
  • Hay un desbalance de poder entre quien/es agrede/n y la/s víctima/s; es decir, la víctima es más débil física, emocional o socialmente que sus agresores y usualmente no sabe cómo defenderse.
  • Esta agresión puede ser física (por ejemplo, con puños y patadas), verbal (por ejemplo, con insultos, apodos ofensivos o amenazas), relacional (por ejemplo, inventando un chisme para que la persona se quede sin amigos) o virtual (por ejemplo, enviando mensajes de texto o correos electrónicos de burla)
  • Teniendo en cuenta esto, podemos decir que la intimidación escolar se diferencia de cualquier otra forma de conflicto o de agresión esporádica en la escuela por tres razones: Porque es repetitiva, porque son siempre los mismos los que agreden a las mismas víctimas y porque se presenta en una relación en la que hay desbalance de poder.

    Algunos ejemplos de intimidación se presentan cuando los agresores:

    • Humillan permanentemente a la víctima por sus características personales (físicas o de personalidad) o se ríen de cualquier cosa que hace (por ejemplo cuando participa en clase o en algún deporte).
    • Se burlan siempre de la víctima poniéndole apodos ofensivos.
    • Le quitan repetidamente las pertenencias personales a la víctima (por ejemplo los libros o la maleta) y las rompen, dañan, esconden o botan.
    • Excluyen sistemáticamente a la víctima de juegos, trabajos en grupo o fiestas.
    • Inventan chismes de la víctima para empañar su imagen frente a los compañeros.
    • Le dicen a los demás que no se metan con la víctima, para aislarla del grupo.
    • Envían mensajes ofensivos sobre la víctima por Internet u otros medios.
    • Golpean a la víctima permanentemente o la amenazan con que lo harán.
    • Insultan a la víctima constantemente.

    Por lo general, en la intimidación están involucrados uno o varios intimidadores, una o varias víctimas y los observadores. Los observadores son otras personas, generalmente compañeros o estudiantes del mismo curso, que asumen diferentes papeles: los que refuerzan la intimidación riéndose o intimidando también, los que se alejan de la situación y los que ayudan a la víctima o hacen algo para que la situación termine.

     

    Un aspecto que no podemos olvidar es que el proceso de desarrollo de los niños y las niñas es diferente. Los estudios sobre intimidación escolar han mostrado que en este campo también existen diferencias en la manera como los niños y niñas viven este tipo de situaciones. Específicamente se ha encontrado que mientras los niños varones utilizan más la agresión física en situaciones de intimidación escolar (por ejemplo golpes, puños o patadas), las niñas utilizan una forma de agresión llamada agresión relacional (por ejemplo hablar mal de una persona o inventar chismes o rumores). Esto no quiere decir que los niños varones no usen la agresión relacional o que las niñas no agredan físicamente a las personas; solo quiere decir que los niños usan más frecuentemente las agresiones físicas y las niñas la agresión relacional.

     

    @ICBFColombia
    Síguenos en:
    youtube_logo   Logo-twitter   facebook-logo

    @RedPapaz
    Síguenos en: 
    youtube_logo   Logo-twitter   facebook-logo

    Red PaPaz sede nacional

    Av (Cr) 15 # 106-32 Of 603
    Tel: +(57) 1 6191832 - +(57) 1 6191834
    Cel: 310 7561190
    Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
    Bogotá - Colombia

    JoomShaper