Imprimir esta página

¿Qué puedo hacer si sé que mi hijo es víctima de intimidación y no quiere que yo intervenga?

Es vital que su hijo sienta que tiene poder de decisión frente a lo que va a suceder después de que le ha confiado la situación, así que es importante que usted no inicie ninguna acción si su hijo no está de acuerdo.

 

Hable con su hijo e indague acerca de las razones que lo llevan a no querer que usted intervenga. Tras conocer sus temores, intente generar estrategias de intervención que no tengan las consecuencias a las que su hijo teme: por ejemplo, si su hijo no desea que usted intervenga porque tiene miedo a que en el salón lo llamen “sapo”, propongan juntos estrategias de denuncia que puedan ser anónimas.

Enfatice en que la intimidación no es aceptable y que se debe hacer algo para frenarla. Igualmente, asegúrele que sin importar la estrategia que decidan poner en práctica, puede contar con usted siempre que lo necesite.

Diga a su hijo que es necesario detener la situación porque lo mismo puede estar pasandoles a otros estudiantes. Una forma de ayudar para que esto no continúe ocurriéndole a nadie es hacer algo para detener la situación que está viviendo.

Tras elegir una estrategia para frenar la intimidación, haga seguimiento a lo que sucede y mantenga conversaciones constantes con su hijo para saber qué tan efectiva está resultando la estrategia.

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos