Este Kit es una herramienta para que padres y madres conozcamos qué son la intimidación escolar y el ciberacoso, cómo podemos prevenirlos y manejarlos y promover la sana convivencia escolar y familiar.

¿Cómo comunicarme mejor con mi hijo?

Una buena comunicación con sus hijos es fundamental para prevenir o identificar la intimidación. Es muy importante conversar con su hijo acerca de quiénes son sus amigos en el colegio, qué cosas hacen juntos, qué sucede en los salones de clase, qué pasa cuando se encuentran fuera del colegio (en fiestas, paseos, el barrio). Puede preguntarle directamente cómo le ha ido en el colegio, cómo se ha sentido, cómo son sus relaciones con los demás compañeros, pero siempre con una actitud de escucha e interés.

Es común que algunos niños y adolescentes respondan brevemente a las preguntas que usted les haga. Por ejemplo, que ante la pregunta “¿cómo te fue hoy en el colegio?”, únicamente le contesten “bien”. Un punto importante es que no tome estas respuestas breves como algo personal. Esto es muy común entre los niños y adolescentes.

Ante esto usted puede utilizar varias estrategias:

  • Haga preguntas concretas como “¿Qué hiciste hoy durante el descanso? ¿Con quién hablaste? ¿Y cómo está... (nombre de algún amigo)?”. Esto le puede ayudar a concretar la conversación.
  • Escuche antes de juzgar y evite hacer comentarios con frases como “En mi tiempo no se veían esas cosas que te gustan a ti” o “No te preocupes por eso, que son cosas de niños”. Este tipo de respuestas hace que los hijos se alejen y pierdan interés por contarles a sus padres lo que viven diariamente en el colegio o con sus amigos.
  • Capte la atención de su hijo y su interés para compartir sus experiencias utilizando estrategias sencillas como:
    1. Hágale preguntas sobre lo que le está contando.
    2. Demuéstrele que lo/la está escuchando. Puede decirle con sus palabras lo que entendió de aquello que le acaba de decir (“lo que me estás diciendo es que…”).
    3. También puede utilizar un lenguaje no verbal para hacerle saber que lo está oyendo. Si es un niño pequeño, puede sentarse o agacharse para quedar a su misma altura. Si es un niño más grande o un adolescente, puede sentarse frente a él o de lado. Otra forma de hacerle saber a su hijo que lo está escuchando es asentir con la cabeza o usar expresiones como “aa” “si” o “te entiendo” para que su hijo sepa que usted está ahí.
    4. Hágale saber que entiende por qué él se siente de determinada manera en una determinada situación (“entiendo por qué te sientes triste cuando te sucede eso…” o “yo en tu lugar me sentiría también así…”).
  • A veces el simple hecho de compartir espacios con su hijo puede ayudar a que se den las conversaciones. Pueden ver películas juntos, o preparar la comida juntos. Esto facilita que usted le haga preguntas, y que puedan compartir más.

 

Ejemplos de frases asertivas para conversar con los hijos:

 

Situación

Respuesta Agresiva (en tono desafiante, muy alto e irrespetuoso)

Respuesta Asertiva (en tono firme, seguro y respetuoso)

Por estar jugando, su hijo riega un jugo de mora sobre el mantel que usted acaba de poner.

“Ah! Qué pereza! Usted como siempre ensucia todo. Eso le pasa por no fijarse”.

“Mira, por estar jugando regaste el jugo sobre el mantel nuevo. La próxima vez ten más cuidado o no juegues en la mesa”.

Usted le dejó $5000 a su hijo para que comprara un material que necesita llevar al colegio. Su hijo se los gastó comprando unas láminas de un álbum que está de moda.

“Pues usted verá qué hace... yo no tengo más plata. Es que usted es un desconsiderado, yo me mato trabajando y usted gastándose la plata en bobadas”.

“Yo sé que a ti te gustan mucho esas láminas que compraste, pero no vas a poder llevar el material al colegio porque yo ya no tengo más plata. La próxima vez ten en cuenta eso, antes de gastarte el dinero en otras cosas”.

Su hijo llega a las 7:30 p.m. y usted sólo le había dado permiso para llegar a las 6:00 p.m.

“De una vez le digo que usted no se manda solo... Esta casa no es un hotel ¿qué pensó?”.

“Estaba preocupado . ¿Por qué llegaste tarde? Tú sabes que me afana saber dónde estás. La próxima vez avisarme y no incumplas más los acuerdos que tenemos”.

Hoy es el turno de su hijo de lavar la loza y en la noche aún no ha lavado la del almuerzo.

“¿Nada que lava la loza? Es que a usted todo toca decírselo 20 veces ¿Es que no entiende?”.

“Oye, recuerda que hoy te toca lavar la loza a ti. Dime dentro de cuánto tiempo la vas a lavar”.

 

Cuando aprendemos a construir relaciones firmes y amables con nuestros hijos, no solo estamos mostrando respeto por ellos, sino también por nosotros mismos, por la relación y por la situación que estamos viviendo. Una de las herramientas que nos brinda la Disciplina Positiva© para fortalecer la relación con nuestros hijos es el concepto de AMABILIDAD y FIRMEZA. Somos padres amables cuando nuestras acciones manifiestan respeto hacia nuestros hijos y somos firmes cuando nuestras acciones son respetuosas con nosotros mismos y con la situación. Conozca cómo cómo construir una relación firme y amable con sus hijos  con los siguientes tips:

 

Hoja-1-Firmeza-y-AmabilidadAmpliar/Descargar

@ICBFColombia
Síguenos en:
youtube_logo   Logo-twitter   facebook-logo

@RedPapaz
Síguenos en: 
youtube_logo   Logo-twitter   facebook-logo

Red PaPaz sede nacional

Av (Cr) 15 # 106-32 Of 603
Tel: +(57) 1 6191832 - +(57) 1 6191834
Cel: 310 7561190
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Bogotá - Colombia

JoomShaper

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos